Creando mi primera app de sexo amateur para móvil

Os voy a contar una increíble historia con los videos, completamente verídica, que me ocurrió mientras estaba construyendo una app muy especial. Soy programador y siempre he visto que los vídeos porno podrían llegar a hacer mucho dinero, siempre y cuando tuvieran la difusión adecuada.

Programe un script muy interesante que se encargaba de notificar al usuario sobre las novedades en vídeos porno según las preferencias que hubiera podido establecer de antemano. Por ejemplo: si a este le gustaban las rubias tetonas, cada lunes le llegaría una notificación con todas las novedades en vídeo de rubias tetonas (esta frecuencia se podía regular).

Un problema que no me esperaba en los videos

Por supuesto, lo que hacía era copiar vídeos de otras webs para atraer visitas… esto funcionó un par de veces hasta que fui denunciado.

Aunque la denuncia solo me obligaba a borrar los vídeos que tenían copyright (todos) lo cierto es que amenazaba gravemente con la única manera de ganar dinero que tenía en ese momento.

Entonces lo vi claro: iba a hacer yo mis propios vídeos porno.

La cámara ya la tenía así que ahora me hacían falta chicas a las que follarme y que aparecieran en los vídeos.

Como ninguna de mis amigas quisieron aparecer en ellos (algo lógico) tuve que gastar algo de dinero en prostitutas a las que no les importaba que les grabase.

Aunque tenía pocos vídeos, mi web empezaba a ser un éxito.

Algunas de las amigas que, en un principio, rechazaron mi proposición terminaron abriéndose de piernas en mi cama.

Follaba sin parar pero lo mejor de todo es que la app me daba dinero con ello, recomiendo los videos, son muy buenos.

Cuando llegué a lo más alto dejé de follar a ese nivel, otros lo hacían por mí. Ya solo follaba con las tías que quería y cuando quería.

fakings